Duros de Matar

3 Jun

Billy The Exterminator

Vexcon, animal and pest control Inc. Fundado en 1996. Bill, Billy para los amigos, actual licenciatario de la compañía, es elegido presidente de la Northwest Louisiana Pest Control Association en 1997.  Esto no fue gratuito ya que Billy había descubierto su amor por la entomología en 1987 mientras servía a la Fuerza Aérea de los EEUU. Después de una baja con honores, profundizó sus estudios al completar un curso por correspondencia de dos años en la Universidad de Purdue, donde obtuvo un Master Certification for Termite Control. Además es experto en el uso de compuestos orgánicos, procedimientos no químicos y control de animales. Billy cuenta con la ayuda de Ricky, su hermano. Este, además de poseer el extraño mérito de haberse roto la nariz cuatro veces antes de cumplir 16 años, también es un certificado especialista en control de plagas, enfocado sobre todo en el tema mosquitos. La oficina en sí es dirigida por Donnie, portadora de una ruda belleza sureña, quien dice que parte de su trabajo es “dar órdenes a todo el mundo”. Está casada desde hace cuarenta años con Big Bill, un ex guardia costero, retirado recientemente, que también colabora en llevar adelante Vexcon. Donnie y Big Bill son los padres de Billy y Ricky.

Bretherton Family

Si su deseo es acompañar a la familia Bretherton en la aventura de mantener la armonía entre insectos, alimañas, roedores y humanos no tiene más que mirar Billy The Exterminator, que ya va por su cuarta temporada, por A&E Discovery Home and Health. Si quiere saber más o menos de qué viene la cosa, basta con mirar algunos de los títulos de cada uno de los episodios de la serie (por cierto, si estás por armar un grupo musical post-punk, acá está el futuro nombre de tu banda): “Snake in the closet”, “Goth bees/ Killer Coons”, “Kitty Corpse Cleanup”, “Possums in the Wall”, “Bobcat Invasion”, “Bee Relocation”, “Attack of the 15 Foot Snake”, “When Squirrels Attack”, “Monster Mice”, “Backyard Swarm”. Tal como pueden suponer esto es poco apto para estómagos sensibles. El tamaño y forma de los bichitos asustan de por sí solos. Tanto que es posible que después de verlos hasta miremos con cierto cariño a nuestras inofensivas cucarachas.

No falta en Billy The Exterminator el ingrediente esencial que termina de seducirnos: el instinto primario de reírnos de la gente que se pega un cagazo de aquellos, grita de manera desaforada y corre cuando descubre la invasión de la que está siendo objeto su hogar. Tampoco falta el chisporroteo, la tensión inherente a las relaciones familiares. Y acá es donde aparece la estrella oculta del programa: Mary,  la pícara y rubia esposa de Ricky. Poco afecta al trabajo duro pero con las agallas suficientes como para le encarguen depositar unos cheques de la compañía, llevárselos y al otro día dejarlos como si nada sobre el escritorio de su avasallante jefa y suegra, Donnie. Cuentan que una vez Mary estuvo rociando con insecticida el perímetro de una prisión. Los presos la miraban por la ventana y tanto se cebaron que el todo el asunto terminó en un motín. Como bien repite Billy, “cuando se es exterminador nunca se sabe lo que puede pasar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: