Archivo | Enlistame esta RSS feed for this section

10 Covers mejores que los originales

28 Abr

No sé qué puede haber pasado por la cabeza de Roland Orzabal (Tears for Fears) el día que estaba viendo Donnie Darko y escuchó la versión de su tema (Mad World), después de (supongo) haber cobrado un suculento cheque por los derechos, porque con el cover de Michael Andrews y Gary Jules (dos perfectos desconocidos que hacen música para películas o videojuegos) se terminó la Mad World que conocíamos antes, la de Tears for Fears, o, para decirlo bien claro: después de escuchar la nueva versión Orzabal supo, tiene que haberse dado cuenta, que ya nadie más se iba a acordar de la original, nadie más la iba a tararear con ese ritmo acelerado y ochentoso, nadie más que Wikipedia retendría el dato de que fue un tema compuesto por un tipo que alguna vez tuvo una banda que se llamó Tears for Fears, así que no sé cómo le habrá pegado todo eso ni cuál fue la cifra del cheque pero no debe haber alcanzado para cubrir el orgullo herido por un nuevo/viejo hit en el que ahora él tenía poco, casi nada que ver.

Covers traicioneros, que borran la firma del autor y se adueñan del tema.

Covers tan buenos que hacen pensar que, en realidad, así debería haberse grabado el original.

El cover como obra de arte, una falsificación a la que se le fue la mano, los bigotes de la Gioconda: algo nuevo y superador que nace de un robo genial.

1. Mad World: Tears for Fears vs. Michael Andrews y Gary Jules.

2. Everybody´s Got to Learn Something: The Korgis vs. Beck

3. One: Harry Nilsson vs. Aimee Man.

4. I Just Don’t Know What to Do with Myself : Dusty Springfield vs. The White Stripes.

5. Tainted Love: Soft Cells vs.  Marylin Manson.

6. Sea of Love: Muchos (Bobby Darin, Phil Phillips) vs. Cat Power.

7. Superstar: The Carpenters vs. Sonic Youth.

8. What´s Going on: Marvin Gaye vs.  A Perfect Circle.

9. Live and Let Die: Wings vs. Guns and Roses.

10. Across the Universe: The Beatles vs. Fiona Apple.

Las 10 mejores del cable

25 Abr

Yo: Hay películas que todo el mundo vio en cable: no en cine, no en dvd, no bajadas de Internet. En cable. Algunas son grandes películas, otras están bien para ver en tele cuando empezás a cenar y como ya la viste no tenés que pensar mucho, y después no te querés perder el final. Es más: si prendés el televisor ahora mismo, hay un 90 % de probabilidades de que estén pasando una de las que vamos a nombrar.

La Ramera: Meet Joe Black es la primera que se me ocurre.

El Perro: Uf. Basta de pasar ese bodrio, por favor.

Yo: Sí. No entiendo cómo los productores o el estudio aceptaron ese guión berreta, y menos el éxito que tuvo. Toda entera, la vi hace poco. Hopkins le da piquitos en la boca a sus hijas adultas. Es lo único que me dio gracia.

El Perro: Otra que hace tiempo llena los espacios vacíos de la grilla del cable es Notting Hill. Pero creo que la banco.

La Ramera: Claro que sí. Tiene esa línea inolvidable de ella en la librería: “I´m just a girl, standing in front of a boy, asking him to love her”. Ay.

El Perro: Conozco gente que juega de vez en cuando a ver quién es más miserable para comerse la última porción de brownie.

La Ramera: Son raros tus amigos, Perro.

Yo: Cierto. Siguiendo con el asunto. No sé si es una sensación mía o qué. Ahora frenaron un poco, pero en una época ¿El Náufrago no estaba casi todos los días?

El Perro: También es fija de los colectivos. Pero ése es otro ránking: películas que pasan en los colectivos.

La Ramera: Mejor…imposible. Clásico del cable.

El Perro: Jack Nicholson o tiene que estar en nuestra lista de actores que hacen siempre lo mismo o tiene una gran personalidad. Como sea, acá el personaje le calza como un guante. Lo mismo que la cara de eterna estreñida de Helen Hunt. El mensaje de que el amor todo lo puede, en el cable, no falla nunca.

La Ramera: Igual que el mensaje “canto a la vida”. Para mí, mejor imposible es esa película de la que te acordás cada vez que vas caminando por una vereda y no pisás las uniones de las baldosas.

Yo: Ojo que también hay una serie de comedias infaltables. Me parece que ni Dodgeball ni Burgundy (a diferencia de la grandiosa Vírgen a los 40) estuvieron en el cine. Yo las descubrí en el cable, y sabemos que son geniales.

El Perro: La parte de la erección masiva de Burgundy es buenísima.

Yo: En Dodgeball siempre me río cuando el entrenador en la silla de ruedas le tira una llave francesa al pibe. O con los diálogos de cualquiera con Ben Stiller, que no puede ni terminar de darle sentido a una frase. Ben Stiller en esa película está increíble.

La Ramera: De Burgundy me acuerdo de la agarrada a trompadas en la oficina entre ella y Will Ferrell ¿Quién era ella?

Yo: Christina Applegate.

La Ramera: Christina Applegate. Y es muy buena la pelea contra los otros canales, el estatal, el latino. Ahí aparecen Ben Stiller, Luke Wilson, Vince Vaughn. Están todos en esa película. Quiero agregar una: La Sonrisa de la Mona Lisa.

El Perro: La versión femenina de La Sociedad de los Poetas Muertos. El personaje de la directora del colegio, la niña rica que también llora, la solterona, el profesor canchero. La mejor lista de lugares comunes del cine de los últimos tiempos. Lo que no me explico es por qué si la película pasa en los 50’s, Julia Roberts aparece vestida como si viviera en la resaca de los 80’s.

Yo: Nunca la vi entera, pero el efecto vergüenza ajena está muy logrado.

La Ramera: ¡Ah!, siguiendo con Julia: Erin Brockovich.

El Perro: Hace no tanto la pasaban sí o sí una vez por semana en algún canal. El hippie que hace de novio de ella es el Aaron Eckhart. Está irreconocible.

Yo: Ella es detestable. A cada rato sale con un golpe bajo, y se hace la rebelde todo el tiempo, aunque tiene un complejo de inferioridad importante.

El Perro, La Ramera: ¿Eh?

Yo: Sí. Porque no es abogada, no tiene título.

El Perro, La Ramera: Ah… ¿Eh?

Yo: Fijensé en la escena que enfrenta a una abogada del otro estudio. Sabe de memoria la ficha con los datos de cada cliente, los pobrecitos que se mueren de enfermedades terminales culpa de la contaminación.

La Ramera: Enfermos terminales y mujeres golpeadas son un HIT.

El Perro: Sin duda. A Few God Men, mejor conocida como Código de Honor. La vi subtitulada, doblada al español de Telefe, desde la mitad, a minutos del final, apenas una escena. Ya no sé si puedo verla de nuevo de tanto que la dieron.

Yo: Podés. Porque tiene grandes momentos, además del You can´t handle the truth! Cuando Tom Cruise le saca el libro de la mano al otro abogado y le pregunta al testigo “dígame en qué parte dice dónde está el comedor”. O cuando él abre su placard para buscar, obvio, el bate, y descubre un dato importantísimo (¡El soldado Santiago no había empacado!).

La Ramera: Cómo le histeriquea a Demi Moore, pobrecita. Qué fea está. Y encima se da el clásico mujer-pasional-impulsiva que caga la investigación versus joven abogado-canchero-racional-estratega que está siempre un paso adelante de todos, y la tiene a ella pare pedir comida china.

Yo: Tengo dos más. Raras.

El Perro: Con una estamos.

Yo: The Brady Bunch. La vi por partes en varias mañanas de Cinecanal.

La Ramera: La de la familia de rubios tontos.

El Perro: Era una sitcom de los setentas, creo. Y en la película medio como que ellos viven todavía en esa época, y son súper unidos, y todo el mundo los mira raro. La mucama duerme en la heladera, si mal no recuerdo.

Yo: Sí. Gran personaje.

La Ramera: Podríamos dejar una escena, porque no es una película tan vista.

El Perro: Dale. Acá está. ¿Y cuál era la otra?

Yo: Ya tenemos diez.

La Ramera: Decila igual.

Yo: Bueno. Una no muy conocida. Bah, sobre todo vieja. Pero si no la vieron y la encuentran en el zapping, dejen Tommy Boy.

La Ramera: La del gordito admirador de John Belushi que se murió a los treinta y pico de sobredosis.

El Perro: Ah, mirá vos. Ese dato no lo tenía.

Yo: Mucho IMDB hay ahí.

El Perro: Mucho E!

Yo: Sí, incluido TMZ.

La Ramera: No.  A ese programa no lo entiendo.

(casi) 10 actores que hacen siempre el mismo personaje

15 Abr

Hugh haciendo su típica cara de soltero encantador

Yo: Se me ocurrió hacer los diez actores que hacen siempre el mismo personaje.

El Juan, El Perro: Denzel Washington.

El Perro: Después del Oscar por Philadelphia empezó a poner una excesiva cara de circunstancia ante una explosión, un secuestro, una separación o cualquier otra situación tensa. Lo mismo aplica para su tono de voz.

Yo: Es medio difícil distinguir entre los que hacen siempre el mismo personaje y los que tienen solamente una expresión. Hugh Grant tiene una sola expresión, como que arquea los ojos, tipo perrito triste, y abre un poco la boca, porque no entiende lo que se le está diciendo. Hugh Grant nunca entiende lo que se le está diciendo.

El Perro: Y además ya se sabe de memoria todo lo que tiene que hacer.

Yo: Treintañero solo, a veces un poco picarón. Encantador. Siempre con una sonrisita adorable. Hace de galán o de galán. ¿Y Will Ferrell? ¿No hizo demasiado ese personaje de adolescente tardío, recontra quemado y zarpado, exagerado y payasesco, tanto que ahora no lo queremos ver ni en figuritas?

El Juan: ¡Pero hizo “Stranger than fiction”!

Yo: ¡La excepción que confirma la regla! Igual a mi me gusta Will. Un poco todavía lo banco.

El Juan: De adolescente también hace siempre Adam Sandler. Aunque en “Punch-drunk love” se redimió un poco.

Yo: Un poco, porque siempre le toca el inmaduro bonachón. El tipo que da todo por amor. Pero a la vez es torpe. Pero a la vez adorable. Pero a la vez mete la pata. Pero a la vez un poco te enamorás.

El Juan: También está Brendan Fraser.

Yo: Brendan es el eterno asustado. Siempre le pasan cosas alrededor que lo sorprenden: una momia, el encuentro con el diablo, salir de un búnker y encontrar un mundo rarísimo. Hasta en el afiche de “George of the jungle” tiene cara de asustado.

El Perro: Danny Trejo.

El Juan: Latino que usa armas, latino que maltrata o seduce inexplicablemente mujeres, latino que habla correcto spanglish, mexican de pocas pulgas. En definitiva, cuando necesitan un latino duro, no llaman ni a Luis Guzmán ni a John Leguizamo. Lo llaman a él, y Danny va y hace lo suyo.

El Perro: Andy Garcia.

Yo: Yo, la verdad, es que no ubico tanto a Andy Garcia. Para mi es el tipo que quiere ser Robert De Niro y no puede.

El Perro: La piel de su rostro es lisa, blanca, sin defectos. Supongo que nunca va a arrugarse. Pero ahí está la contra: no hay posibilidad de hacer gesto alguno. Siempre la misma cara de estar pensando y para colmo nunca un grito, nunca hacer nada que desacomode su prolijo peinado que siempre es para atrás. Tiene una gran mirada. A veces eso alcanza. La mayoría de las veces, no.

Yo: Igual es lindo Andy Garcia. Tiene esa película, Héroe por accidente, que a mi me encanta. Les digo hasta ahora: Denzel Washington, Hugh Grant, Will Ferrell, Danny Trejo, Adam Sandler, Brendan, Andy Garcia. No hay mujeres.

El Juan: Juliette Lewis. Reventada que en algún momento de la película -si no en casi todos-va a gritar mucho, y después llora o se droga o las dos cosas juntas.

El Perro: Jodie Foster. Hetero frígida medio asexuada con acento levemente inglés y expresión entre lacrimógena y de profundo terror, como si  todo el tiempo tuviera miedo de ser violada o secuestrada.

Yo: Ok. Llegamos a nueve. Falta uno.

El Perro: Que propongan los lectores.

El Juan: Poné a Daniel Hendler. Daniel Hendler se lo merece.

Yo: No, Daniel Hendler queda para la lista local. Que seguramente va a ascender a veinte nombres, como mínimo.

10 Cumbia covers para escuchar mientras fregás tu casa

7 Abr

(prejuiciosos abstenerse)

Soy metódica hasta lo insoportable, tengo un procedimiento establecido para casi todas las cosas que hago, y cualquier imprevisto puede arruinarme el día. O la vida. Por eso, cuando se me rompió la computadora, lamenté profundamente perder la colección de cumbia que sonaba cada diez, quince, o veinte días, cuando fregaba mi departamento.

Desde los polvorientos muebles hasta el temeroso inodoro, todo es más fácil de limpiar si se dispone de la música adecuada. Estos son los diez cumbia covers que últimamente me acompañan mientras bailo y torturo vecino al ritmo de la escoba:

Persiana americana – Los de fuego

Último tren a Londres – Clasiqueros

La isla con chicas – Kumbia Queers

Pídeme la luna – Repiola

Sobreviviré – Gladys, la Bomba Tucumana

Mil horas – La sonora dinamita

Y cómo es el – La Konga

Malo – Vilma Diaz

Eclipse total de amor – Alkala

Solo le pido a dios – Pibes chorros

Bonus track

El Señor Coconut es un alemán con mucha onda que seguramente conocés por la banda sonora de una serie de publicidades que aleccionaba sobre el comportamiento del dandy. Cuando terminás de limpiar, entonces, podés recorrer el departamento haciendo un bailecito triunfal, con algún trago en mano, al ritmo de Smoke on the water. Guarda que no se te vuelque porque tenés que arrancar a limpiar de nuevo y es un bajón. Te lo digo porque me pasó.

Educación Gimnástico/Musical

5 Abr

Decidiste empezar a correr. Como parte del equipo que estás preparando te facilitamos la banda sonora para cada uno de los momentos de la cruzada por venir. No buscamos calidad sino que sea adecuada, que tire para el mismo lado. ¿Qué más querías? Por una vez que te decidís a hacer algo de gimnasia.

1)      Lo primero es tener la sensación de que empieza la carrera de tu vida, de que esta vez sí la Argentina va a tener su medalla dorada gracias a la velocidad de tus piernas. Este es el momento de escuchar Need You Now, de Cut Copy. Poné play, elongá como si supieras lo que estás haciendo y empezá a correr al 1:36 de la canción.

2)      Después de una gloriosa largada llega el momento del arrepentimiento. Acá es donde recordás por qué pagás el gimnasio y nunca vas, por qué siempre decís que no cuando alguien te invita a alguna que otra actividad lúdica outdoors. No es momento de aflojar. Necesitás creer que es posible, necesitás renovar tu fe en vos mismo cumpliendo lo que te prometiste delante del espejo, necesitás Believe, de los Chemical Brothers.

3)      Ahora sí. El cuerpo ya se acostumbró. Lográs mantener el ritmo. Inspirás y expirás por los orificios correspondientes. Sos un dios, nada ni nadie te detiene. Se vislumbra un horizonte de gloria. Tus pasos son rítmicos, tienen todos la misma longitud, transpiras y brillas cual publicidad de bebida repositora de minerales. Y la música correcta para este momento debe tener cierto dorado espíritu menemista, como si estuviéramos de vuelta en los 90’s. Entonces, 3 AM Eternal, de KLF.

4)      Estás a punto de comprender el significado de la palabra límite. Pulmonar, respiratorio, cardíaco. Todo se te viene en contra. La transpiración jode, la remera jode, la zapatilla jode, te tragás un bicho y viene un olor raro de alguna parte. Nada te desanima tanto como saber que todavía falta la vuelta. Arrastrás las zapatillas, la velocidad es cercana a cero. Filosofía zen, estimado. A tomárselo con soda (además, tenés mucha sed a esta altura) y a seguir avanzando con tus temblorosas piernas al ritmo de Ready for The Floor, de Hot Chip.

5) Y finalmente llegamos. El lugar común diría que ahora es el momento de escuchar la famosa canción de Rocky. Completar la fantasía implicaría armar el circuito para terminar subiendo la escalinata de la Facultad de Derecho. Pero no es necesario. Lo mejor es relajarse, terminar con pasos cortos y cara de canchero mientras en tus oídos da vueltas The Alcoholic, de Röyksoop.

Es bastante probable que usted haya abandonado al final del punto 1. Pero no se preocupe: nadie tiene que saberlo. Al contrario, cuando al otro día alguien le pregunte qué estuvo haciendo ayer a la tarde, sonría y como si no le importara, como si fuera parte de su rutina más sagrada, diga: salí a correr.

10 canciones para pegarse un tiro

4 Abr

10 temas que pueden arruinarte el día. 10 formas de evitar los clichés de la angustia y la depresión (un domingo lluvioso, o la historia del que tiene que sacrificar al perro) pero con el mismo nudo en la garganta. 10 talentosas maneras de desparramar tristeza.

Hay de todo: una grabación casera de Nick Drake que le pidió a la madre, mami, cantá esta letra, y la voz saturada entonces dice “Poor mom… Nothing worked out in the way that you planned”, y suponemos que es sobre ella; el himno optimista desde la silla de ruedas de Vic Chestnutt que alienta a seguir a pesar de abortos, Valtrex o baypasses cuádruples; ese poema visceral y surrealista de NMH a Anita Frank, “…me gustaría salvarla con la máquina del tiempo”; Beth Gibbons, y su áspera bienvenida al invierno. Y más, y más, y más (Everybody Hurts, te la debo).

En síntesis, 10 canciones perfectamente bajoneras, de principio a fin. (Atención: las mejores versiones son de estudio, así que hay  mucho Youtube con imagen congelada. ¡Qué divertido!).

1. For All We Know (Nina Simone)

2. What Can I Do (Antony and the Johnsons)

3. Oh, Comely  (Neutral Milk Hotel)

4. Poor Mom (Nick Drake)

5. I Will (Radiohead)

6. Corpus Christi Carol (Jeff Buckley)

7. You´re never alone (Vic Chestnutt)

8. Come Sunday (Mahalia Jackson – Duke Ellington and his Orchestra)

9. To Soon to Know (Roy Orbison)

10. Funny Time of Year (Beth Gibbons and Rustin Man)

A %d blogueros les gusta esto: