Archivo | Claire Denis RSS feed for this section

No sos mi tipo

8 Abr

Hasta no hace mucho tiempo atrás una adolescente jamás hubiera deseado, ni en su más loca fantasía, que su héroe del momento venga y le encaje un mordiscón en el cuello que encima deja una marca permanente que no se va pasándose un peine. Los sueños incluían, obviamente, intercambio de fluidos corporales pero ¿sangre? La culpa es de la saga Crespúsculo, claro está. Y de todas sus abominables ramificaciones en cine, televisión y otros medios conocidos o por conocerse.  Tal vez merezcan un poco de nuestra consideración Let the Rigth One In y True Blood, pero sin exagerar.

Un vampiro de pura cepa debe dar miedo. No nos tiene que generar ganas de abrazarlo ni de invitarlo a la cama solar, sino urgencia de salir corriendo. Tiene que provocarnos una imperiosa necesidad de usar collares de ajo como accesorio, de cambiar las gotas de perfume por litros de agua bendita.

Si usted, como yo, siente la misma morbosa nostalgia, tengo un par de recomendaciones para hacerle: la densa, oscura y sexual Trouble Every Day, de Claire Denis; y la salvaje, árida y sangrienta Vampiros, de John Carpenter. Hágame caso y redescubra la alegría de tener que dejar una luz prendida antes de irse a dormir.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: