Archivo | Jonathan Glazer RSS feed for this section

La Viuda y la Bestia

14 Abr

Sexy Beast

A veces pasa. Terminás de ver una película y quedás tan maravillado que hacés algo muy raro: preguntarte quién es el director. Aunque haciendo un poco de memoria la sensación no era ni asombro ni deslumbramiento. Era más bien extrañeza, superficial tal vez, como un poco de estática. Y este cosquilleo había estado presente desde el momento mismo en que la película empezó. Un señor un tanto excedido de peso, sin otra cosa puesta que una zunga amarilla, toma sol en una espectacular casa con pileta ubicada en el borde de un desierto que, por deformación imperialista, supuse era California. Este espíritu bonachón, burgués como el excesivo bronceado que porta, se verá afectado por la irrupción de un pelado musculoso y petiso que, además de poca ropa, trae el poder extorsivo del pasado. El título es Sexy Beast. Como averigüé más tarde el director se llama Jonathan Glazer y para mi sorpresa ésta era la primera película que filmaba en su vida.

Vuelve a filmar cuatro años después: Birth. Un tipo corre y corre hasta que se muere de un ataque al corazón. A diferencia de la anterior aquí lo que sobra no es calor sino nieve, frío, incomodidad. La protagonista es su esposa,  que trata de rearmar su vida, aunque se le note hasta en las encías lo inútil de su intento. Y justo cuando pareciera que está a punto de lograrlo, otra vez el pasado que vuelve. Ahora en forma de niño que jura, y tiene como probarlo, ser la reencarnación de su difunto marido.

Y eso es todo. No hay más películas de Glazer. Es sencillo encontrar puntos en común entre las dos: una estrella conocida por película y una fe ciega en el poder de los buenos actores para mantener una escena. Eso y que este par son unas verdaderas joyitas, raras, y tal vez por eso, valiosas.  Andan por ahí también algún que otro video de Radiohead, Blur, U.N.K.L.E, Massive Attack, pero para el próximo “largometraje” parece que tendremos que tener paciencia, según IMDB, hasta el 2014. Yo, con toda la fe del mundo, no tengo ningún problema en esperar.

A %d blogueros les gusta esto: